24 mar. 2009

Pequeños momentos de felicidad

Hoy he vuelto a Badajoz. He dormido bien, lo necesitaba. Después de comer he hecho lo que habitúo: siesta. Y al despertar me han entrado ganas de escribir, muchas ganas. Así que he estado dándole vueltas al asunto, y finalmente me he decidido por dos temas. Pero me he dado cuenta de que me faltaba tabaco, algo indispensable para mí cuando estoy sólo con mis paranoias. Así que me he vestido, sin jersey, con la chaqueta vaquera directamente puesta. Y me he bajado al bar de abajo a comprar tabaco, cuando de repente veo que ya no tienen la máquina de tabaco. "Vaya jodienda", pensé. Así que he tenido que ir a otro un poco más allá, un garito que única y exclusivamente he entrado a comprar tabaco. Además, en él hay un camarero que antaño trabajaba en otro local y en el cual me pegó una clavada digna de portada de periódico, una verdadera trama de corrupción. Así que no es que me apetezca mucho tomarme una caña ahí. En este garito, hasta hoy no tenían el mando a distancia para la máquina de tabaco. Así que yo, confiado, introduzco la primera moneda, cuando veo en el cuadro electrónico: "Sólo adultos". Y el sonido de la moneda cayendo sobre el hueco de devolución me alerta de que ya han puesto la máquina en orden. Así que me agacho y........TOMA YA!!!! Había un paquete sin abrir ni nada!! Alguien se lo había dejado allí!!! Qué agradable sorpresa. Entonces, disimulando, lo cojo como si nada. Sabía que lo correcto hubiera sido preguntar si era de alguien, pero en el interior del bar sólo había una persona, pues con el buen tiempo todo el mundo estaba en la terraza. La única persona dentro del bar se ha dado cuenta, o eso creo yo. Pues cuando me iba no me quitaba el ojo de encima. Pero yo pasando.....Me he ido de allí, y justo en el momento de salir, se me ha encendido una sonrisita en la cara que aún no se me ha apagado....Así que he pensado que esto era más digno de ser escrito...Y es que hay que ver qué ilusión hacen estas pequeñas cosas....Y más aún en mi caso, pues mi economía es básicamente de subsistencia....Según avanzaba de regreso a casa iba pensando en todos aquellos momentos de suerte que recordaba, como aquella vez que me encontré dos "bonobus" sin usar, o aquella vez que me encontré mil pesetas a finalísimos de mes... En esos momentos sonríes con fuerza, gritas en tu interior, aprietas fuerte el puño, te llenas de ilusión...."Bien! Joder!" "Toma ya!"...Y acto seguido tienes unas ganas enormes de contárselo a todo el mundo. Aunque la gesta tampoco es que sea gloriosa, pero es tuya, te ha pasado a tí, y si no la cuentas es como si no lo vivieras, al igual que si una noche ligas, pero esa es otra historia, ya llegaremos. Mientras, yo sigo con mi ilusión, y antes de acabar de escribir me voy a encender otro pitillo, otro "faif" como antaño llamábamos mis amigos y yo, que regalado sabe mucho mejor...En definitiva, estos son pequeños momentos de felicidad. Bienvenidos sean.

4 vueltas más:

Josito dijo...

jajjajajja Y TANTO!!! me ha gustao mucho este post de verdad, le estás cogiendo muy bien el trankillo a esto! mi colega y yo nos encontramos en la feria cinco euros y nos lo gastamos en dos fosters, tras las fosters paseo por la disco y otros cinco euros q encontramos, asi q otras dos fosters!!! maravilloso encontrarse regalos!

Anónimo dijo...

Una vez fui al cajero a sacar dinero y me encontré 100 €urazos recién sacados (y dejados allí) por un alemán borrachín amigo de otro al que acababa de explicarle por donde se iba de fieeshta.... ¿Se considera eso también pequeña alegría?
Esa misma noche se agotaron, puto alcohol...
Un abrazo chispe!

Solindonga dijo...

Pero tú eres de Badajoz? Dioses. Por qué acabo de enterarme de eso?

Sinfónica dijo...

también me he visto salir a las tantas de la noche por tabaco!
debería haber una maquina de tabaco (que se repusiera constantemente) en las esquinas , así como un teléfono publico, en caso de urgencia, pero pfff, se que no duraría mucho, al día siguiente estaría rota no?
Que fácil aveces es tener esos momentos no?