24 feb. 2014

Los tacones

Soy hombre, y no puedo negar que una mujer que camina con tacones aparenta más atractiva. No sé de qué manera estiliza tanto el caminar de las féminas. Pero cierto es que aumenta sensiblemente su atractivo. Curioso es que, cuando oyes a una mujer caminando con tacones, vuelves la mirada para observarla, y aunque esta sea no muy agraciada por su figura, tez o semblante, te quedas mirándola hasta que desaparece de tu campo visual, posiblemente esperando una transformación morfológica de esta en una belleza etérea y sensual. Pero curiosamente esto no sucede, y a sabiendas de que no va a ocurrir, no dejas de mirarla, y te jactas, además, de que no eres el único que mira, y posiblemente espera lo mismo que tú. Así mismo, también te das cuenta de la cara de bobo que posiblemente estés presentando...
Curioso...curioso ver cómo la "prenda" embellece cual litro y medio de JB en las venas. Curioso ver cómo la misma chica que no te gusta, esa noche que se viste con tacones, te fijas más en ella. Curioso comprobar como finalmente tres litros de JB en vena hacen su trabajo.
Desde el poco conocimiento del mundo animal que tengo, me he dado cuenta que realmente el ser humano ha de ser de los pocos seres vivos en el que la hembra es quien más se "decora" para resultar atractivo. En el mundo animal, es el macho quien habitualmente tiene más atributos para lo que es el cortejo, como el león y esa espléndida melena, el pavo real con su magnífica cola de plumas, etc.
El hombre, afortunadamente creo yo, ha perdido esa enorme mata de pelos (algunos), y eso ha hecho que sea a través de la ropa y los complementos de esta lo que hace, en gran parte, destacar en cuanto a la atracción se refiere. Y en este mundo, los tacones, son muy importantes, marcan presencia, y hacen destacar por encima de los demás.
Señoras, usen tacones, úsenlos siempre, hacen disfrutar, hacen gozar, hacen imaginar...
Pero por favor, en las bibliotecas....nunca más.
Y he ahí otra pregunta que me hago...¿A cuento de qué usar tanto los tacones en la biblioteca? A ver, mi teoría es que es para que todos las miren....Pero ya hacer tanto ruido con los tacones, es pasarse. Porque en una biblioteca, se va a estudiar, no a hacer un pase de modelos. A ver, no se me malinterprete, me encanta miraros donde quiera que estéis con tacones, pero el desafío se puede convertir en odio, y estallar, y llegar a punto de locura y ponerme a gritar porque no dejáis de molestar! Pero tranquilas, féminas mías, ya dejé de estudiar. Desde hace tiempo sólo os veo por la calle pasar, no queráis averiguar lo que pienso al veros desfilar.....pero una pequeña idea, os podéis ya imaginar.
Que sí que sí, que estoy desentrenadísimo, sí.
Dejadme tiempo, porfa.
Saludos

17 feb. 2014

"Estás más gordo ¡eh?"

Tu puta madre....¿No te jode?
Sí queridos bloggers (ya ni estaba seguro de cómo se escribía esta palabra...), empiezo agresivo. ¿Que por qué? Seguid leyendo...y lo sabréis.
Bueno, han pasado dos años y tres meses desde que escribí la última vez. Y todo se ha debido a que mi estresante curro no me ha dejado: soy asesor inmobliario, vendo pisos.
Antes yo era una persona feliz, comía y bebía a mi antojo, luego me iba al gimnasio y perdía el exceso, escuchaba música, veía películas, jugaba al fútbol, salía por las noches (joooooder...cómo será eso ahora...) y un largo etc. de ocio y socializarse en general, para qué complicarme más en intentar explicarlo. Mi curro, es una mierda, echas más horas que un reloj y no señores, no, no se gana mucho dinero, a no ser que por causas del azar te entre una cartera genial y lo vendas casi sin querer. Pero no hablo de eso, hablo del tiempo, del tiempo en segundos, minutos y horas, no del tiempo que describe mi admirado Maldonado, no. Del tiempo de vida, ese tiempo que no tengo. Me levanto, a trabajar, vuelvo de trabajar, a dormir. Y se acabó. No hay más. Los fines de semana se me pasan planchando, limpiando, comprando y poco más. Y como no gano dinero, no puedo contratar a una señora de la limpieza, aunque sea. Es más, comparto piso, para que os vayáis haciendo una idea. En definitiva, no tengo tiempo ni dinero. Pero sólo quiero hablar del tiempo. Y es que por la mierda de horario que tengo, no puedo ir al gimnasio, o abren muy tarde, o cierran muy temprano para mi horario. Y no puedo, no puedo ir. Así que claro, he ido engordando. Y si una racha por lo que sea he podido ir, al poco lo he tenido que dejar. Por tanto, adelgazo, y vuelvo a engordar. Y por tanto tengo que escuchar más veces de lo normal esa típica frase que lleva por título esta entrada. Y me jode mucho, mucho que me la digan. Y todo por mi trabajo, que me quita tiempo de vida, ocio y diversión.
El "Antoñito" majo, gracioso, simpático, ingenioso, inteligente y un largo etc de halagos ha pasado a resumirse en un único halago: GILIPOLLAS. Y si lo digo yo de mí mismo, será que algo grave me está pasando, pero es que es así. Me he convertido en un gilipollas de puta madre. No me culpo, no es por mí, es este ambiente de alimañas y maleducados e irrespetuosos que me rodean día a día que hacen que tenga ganas cada día de mandarlo todo a tomar por culo. Cada día tengo más ganas de decirle a la gente: "Si no lo quieres así, te jodes", cada día con más ganas de decirle a la gente "Quien avisa no es traidor", de decir "Vete a la mierda", y así un largo etc de improperios y como aquel dijo en su día y tan famoso se hizo "descalificaciones". Y que los den por culo a todos.
Alguno dirá: "Así es la vida Antoñito", pues yo le contesto: " ¿Acaso quiero tu opinión, payaso? "
En fin, que estoy de un odio profundo con todo lo que me rodea, estoy muy estresado y salto con nada.
Así que ahora, tras un largo período de letargo, vuelvo a usar el blog, porque estoy seguro que me será de terapia, y por supuesto, vuestros blogs......también.
Oye, que nadie se sienta ofendido que no va por ninguno de vosotros ¿eh?
Un saludo
pd: he buscado una foto de un gilipollas por internet, pero no, no hay nadie que a día de hoy esté a mi altura. Así que mejor no desprestigiar.

11 dic. 2011

Entre unas cosas y otras....

Entre unas cosas y otras, no he podido escribir en no sé ya cuanto tiempo, tengo abandonadísimo mi proyecto de cartas de muller y vasili, tengo abandonada la segunda parte del video del jeta. Y muchas más cosas que se me pasan por la cabeza que me encantaría escribir.
En fin, mi vida ha cambiado un poco. De estar en la universidad, a estar en mi pueblo, y de este, cambio radical a la gran Madrid. ! Qué ciudad! ¡Qué bonita es! !Qué cantidad de cosas te ofrece! Pero al mismo tiempo, Madrid es soledad. No puedes entablar una amistad con nadie de forma directa. Todos aquí están muy concentrados en su día a día y hay poco compañerismo. Luego se une la dificultad de poder reunirte con alguien, puesto que los horarios no son los mismos y además tardas mucho tiempo en transportarte de un sitio a otro.
Trabajo de noche, ese es mi problema. Así que desde mi soledad, escribo estas líneas. Pues la gran cantidad de tiempo libre que tengo en días como hoy me lo permite. Y es, por tanto, un post dedicado a eso: la soledad.
Comparto piso, pero como si no lo hiciera. Internet está haciendo polvo las relaciones interpersonales, el roce (que hace el cariño) se está perdiendo. No vamos así a ninguna parte. Veo pocos chavales en los parques, veo pandillas más bien reducidas donde deberían ser muy numerosas. Y es que muchos prefieren estar en casa jugando a la play o con el facebook.
Y poco a poco, se están aislando. Poco a poco, el único momento social que tienen, es el trabajo o el colegio. ¿A dónde vamos a parar?
Joder, salid a la calle, entrad en un bar y hablad con alguien, echad una pachanga futbolera con cualquiera que os encontréis! No sé, me da que se está perdiendo hasta "perder el miedo".
Buff, me estoy desviando demasiado yo creo.
El caso es que en una ciudad de estas características, o te has criado en ella, o lo más probable es que entre unas cosas cosa y otras te veas avocado a la soledad.
Maldita soledad.
Bueno, que estoy desentrenado ¿vale? Ya iré haciéndolo mejor.
Os dejo una canción que no tiene nada que ver con lo que digo, pero que me gusta y ya está.
Un abrazo.

18 jun. 2011

Palmadita en la espalda...

Gesto sin duda alguna de que se compadecen de tí... ¿Tanta pena llegas a dar que te tengan que dar una palmadita en la espalda? A mí sinceramente es un hecho que me preocupa...que se compadezcan de mí....¿Pero qué imagen doy? Es decir, ¿estoy como para que una mano "comprensiva" me dé una palmadita en la espalda? A ver, que no es que me las hayan dado muchas veces, pero hace no mucho hubo alguien que lo hizo...y no caí en el asunto hasta que llegué a casa y me puse a darle vueltas, al entorno por el cual la susodicha persona me dio esa palamdita.....Y pensé y pensé...: ¿lo habría hecho de forma inconsciente? ¿O totalmente consciente y a mala intención? El caso es que no creo que de la persona que venía fuera con mala intención, pero sí más bien un gesto de arrogancia, en el que demostró su supremacía sobre mí, con el que me marcó la distancia infinita que nos separa, con el que sin querer o queriendo llegó a planificar lo que va a ser nuestra amistad a partir de ahora: cero.
El lenguaje corporal habla mucho más que el oral, una simple mirada, un gesto, puede cambiarlo todo. Es una herramienta muy útil para expresar todo tipo de sentimientos. Fijaos si no cómo nos damos cuenta cuando alguien nos miente sólo por la mirada o los gestos que hace, o cuando oímos decir a alguien algo que realmente no quiere decirlo, o al contrario, que quiere decir una cosa diferente a la que sale por su boca....Y todo esto nos lo da el lenguaje corporal, señores. Tenemos una gran capacidad de comunicación. Y gracias a ella, podemos entendernos.
Así que desde aquí pido entendimiento y compresión, que indignados y políticos se pongan de acuerdo. Ambos se atribuyen representar al pueblo, y lo que está claro es que ninguno de los dos nos representan, a la luz de los hechos. Tanta culpa tienen unos como otros, y sin embargo ambos tiran la piedra y esconden la mano.
Señores, utilicemos esa herramienta tan maravillosa que es la comunicación, sirve entre otras cosas para reconciliarse, todos tenemos la prueba.
No os déis palmaditas en la espalda, y daos un fuerte abrazo, joder.