10 may. 2009

Respuestas (a mis propias preguntas).

En mi anterior post planteé una serie de preguntas sobre el tema de la seducción. Ciertamente este tema es muy complicado. Cada uno lo ve desde su punto de vista. Cada uno usa sus armas y estrategias para llevarla a cabo, o algunos incluso se dejan llevar, que sea más natural. De modo que voy a intentar dar unas respuestas que cubran lo mayormente posible el pensamiento de todos, lo común en todos nosotros, pues realmente todos tenemos las mismas sensaciones, sólamente nos diferencian pequeños matices (Josito, Entre dimes y diretes).
¿Es natural?: Lo que es natural es intentarlo. Ser natural mientras lo intentas es otra cosa. Algunos hombres son verdaderos expertos en este arte y practican en sus casas antes de emprender la labor. Warren Beatty cuando apenas era un adolescente se aprendía artículos de periódico de memoria para así parecer más inteligente de lo que era y tener acceso a sus profesoras o mujeres de mucha mayor edad que él. Otros en cambio, pulen sus temas de conversación encaminándolos allá donde les interesa para mostrar sus atributos. En cualquier caso, parece más no natural, pues fingimos ser lo que la otra persona quiere que seamos (así veo yo toda la etapa de noviazgo, más o menos).
¿Fingimos más que ser nosotros mismos?: Descarao. Fingimos mucho, muchísimo. Como digo antes aparentamos para gustar al otro. Pero desplegamos un abanico de estrategias para que parezca lo más natural posible, pues cuando alguien finge algo (cualquier cosa, incluyo el orgasmo femenino) se nota, vaya que si se nota. Sobre todo en la mirada, que te fijas en ella y piensas: "Menuda bola, colega...."
¿Influye el ambiente?: Siempre. Depende donde se esté desarrollando. Si estás en un restaurante, disfrutando de una cena romántica, con violines de fondo, el tono de la conversación es apacible, movemos las manos acorde de la intensidad de nuestro relato, perdemos la mirada (intencionadamente) para darle mayor énfasis, más interés, más romanticismo. En cambio si estamos en un bar de marcha, toda esta serie de estrategias y gestos están de sobra. Cambiamos el chip, buscamos más los temas divertidos, anécdotas, naturalidad, hacer creer que no hay interés, que salimos por pura diversión. Y en una disconteca se busca el roce, bailar mucho, acercarse y esperar a que llegue el momento íntimo, ese abrazo mientras se baila, esa mirada fija que te indica exactamente lo que tienes que hacer, lo que estabas buscando.
¿El atractivo físico realmente importa?: Sí y no. Sí: cuando conoces a una persona la apariencia es lo más importante, de otro modo lo más probable es que la otra persona no te mire siquiera. Una vez conseguido el contacto, dependerá de las armas y demás. Pero si no entra por el ojo, no hay nada que hacer. No: cuando esas personas ya se conocen. Si estás interesado en una persona que conoces de algún tiempo, esa persona te valora por quién eres, no por cómo eres físicamente. Por lo que la puerta está abierta siempre, siempre tendrás la posibilidad de salir con esa persona e intentar repetidas veces seducirla.
¿Cuando se pasa del estado de reunión al estado de deseo?: Esto es complicado. Dos personas que se conozcan de algún tiempo pueden una noche acabar liados. Aquí el alcohol tiene una importancia vital. Puedes salir con alguien sin intención ninguna de que pase algo, pero con el devenir de la noche, las conversaciones íntimas, el ambiente, el alcohol, y la confianza....puedes pasar rápidamente de reunión a querer algo más. Dos personas que tienen su primera cita es más complicado que se pase al deseo de forma rápida, pues las citas se dan por interés mútuo, porque se han gustado y no descartan la idea de tener algo más que una noche con esa persona. De modo que pueden pasar varias citas hasta que se llegue al deseo, hasta que se esté convencido de que la persona es la ideal, es la que te gusta, la que te imaginabas que era.
¿En qué momento justo se ha seducido?: No lo sabría definir, pero esto se sabe. Lo notas. Ves algo en el otro que te lo dice, su sonrisa, sus gestos...pero sobre todo su mirada. Notas una luz diferente en los ojos, más iluminada, a juego con su sonrisa y con sus movimientos. Algo que te indica que lo has logrado. Es un momento mágico, todo se para, hay una gran fijación visual hasta que finalmente se rompe ese momento, que puede ser por cualquier cosa, pero sobre todo por la vergüenza de mantener esa mirada mucho tiempo fija.
¿Con qué palabras?: Cada uno tiene su propio diccionario seductor. Usa aquellas palabras o frases que mejor pegan con él, o que mejores resultados le han dado. Algunos presumen de cultura, recitando citas históricas/filosóficas/metafísicas. Otros en cambio apuestan por un lenguaje sencillo y delicado, adoptando un tono de voz acorde a esas palabras. El 65% de las mujeres aseguran que es más importante el tono de la conversación que la conversación misma (Lorena Verdún, "En tu casa o en la mía"). En cualquier caso, se busca, como decimos en España, "Dar en la tecla", emocionar con el relato.
¿Qué gestos?: Creo que lo más importante en este caso son los movimientos de las manos. Que sepas expresarte tanto con la voz como visualmente. Es lo que más te indica cómo es la persona. A parte de esto, la masculinidad o feminidad de la persona también juega un papel importante. Un hombre varonil siempre destacará por encima de otro no tan varonil (o eso creo yo). Y una mujer femenina también destacará por encima de otra que no lo sea tanto. Aunque para gustos colores.
¿Se seduce por deseo o por simple instinto?: En mi post de "Condicionamiento sexual" dejo claro que es por instinto. Estar con una persona del otro sexo al lado (o del mismo, si se es homosexual) ya te predispone a cambiar tu actitud, a cambiar el ambiente, la conversación, y aunque no se tenga un interés real en esa persona, en cierto modo eso es seducción.
¿Cuan preparado lo llegamos a tener?: Si acabas de conocer a esa persona (me refiero a esa misma noche) pues poco preparado lo vas a llevar. Así que en estos casos es donde más uno mismo es. En cambio, si ya conoces a esa persona sabes más o menos por donde atacar. Quieres despertar sus más profundos deseos y pasiones. Así que te lo preparas, intentas no hablar de cosas tribiales, vas con cuidado de no parecer forzado y preparado, finges sin aparentarlo. Así que todo son buenas maneras, simpatía y detalles. Como toda buena seducción ha de ser.

Bueno, espero haber podido así reponder de forma más o menos universal a esta acción también universal en todo el reino animal. Desde luego el tema es complicado. Pero qué satisfacción personal da conseguirlo, eh?

15 vueltas más:

Menda dijo...

Bien, coincido contigo en mucho de lo que afirmas aquí.La verdad que no soy de las que 'se van' con nadie en la primera, ni la segunda , ni la tercera noche.Allá cada cual.Así que tampoco podría ser yo misma, si nos guiamos por lo que dices....Joder, ahora que lo pienso, qué difícil es este tema, no?
Me observaré de ahora en adelante,a ver que saco en claro......

(Ah, y no es que yo sea una retrógrada, ni critico la libertad sexual que pueda haber, que por lo visto lo que está de moda ahora es tirarse todo lo que se ponga por delante, simplemente es que tengo otros valores.)

BLIS dijo...

que bueno!
yo añadiria tambien el estado de animo y la seguridad de tus actos a las armas de seduccion

estoy_viva dijo...

Se seduce por deseo o po simple instinto, segun las circustancias y nuestro estado de animo, pero con unas copas de mas seguro que seria por deseo mas que por instinto...
Tema complicado pero que lo has sabido tocar muy bien.
Con cariño
Mari

Edmond dijo...

Yo estoy fundamentalmente de acuerdo con la mayor parte de las repsuestas, pero es imposible que sean universales. No solo es que cada persona tenga su propio sistema para seducir, sino que cada persona debe tener en cuenta un montón de factores que cambian, como el lugar o el número de copas ingeridas. Lo que funcionó una vez en unas determinadas circunstancias puede no volver a funcionar nunca más solo porque cambia algo insignificante. En fin, que es muy complicado, pero si fuese fácil no tendría gracia.

Stanley Kowalski dijo...

Apoyo varias de tus teorias, estoy totalmente de acuerdo. Pero hay personas que son seductoras por naturaleza, viven seduciendo y no porque lo deseen, simplemente lo hacen involuntariamente, y, en muchos casos, son irresistibles.
Interesante post.

BESOTES

Elisa dijo...

Wuao! Bien, me alegra mucho que te hayas pasado por mi raiz terca, ha sido un gusto devolverte la visita y encontrarme este análisis sobre la seducción. Un tema que me apasiona.
Creo que aciertas bastante en general, eso sí, matizo que una mujer muy femenina no tiene por qué tener más afiladas las armas...

Pero como bien matizas, va por gustos. Tú, dejaste claros los tuyos, asi que estás dando facilidades para seducirte..., aunque sea simplemente a través de las letras.

Es importante saber venderse a uno mismo, pero sin que se note. Tampoco es ser falso, porque a mi parecer, y esto es muy subjetivo, cuando más yo...me siento, es cuando seduzco. Es divertido, es mirarse en diferentes espejos, es conocerse a uno mismo.

Además siempre queda esa "improvisación", esos sustos y complicaciones que surgen, originalidad, pasión y bueno, un mundo entero.

Voy a leer más muchacho...
un beso fuerte

LatitadeAlmendras dijo...

que no se nos olvide que estamos seduciendo constantemente, sin que tengamos como objetivo ligarnos a una persona

un besito

Alma dijo...

Hoy no tengo tiempo de leerte, pero decirte que el pensador que has puesto de cabecera, impone, vaya si impone.

Saludos, intentará pasarme mañana

Esteban dijo...

En primer lugar agradecerte tu visita a mi blog.

En segundo lugar decirte que me he copiado el post en word para leerlo más tranquilo ya que tiene una pinta muy intersante.

Me verás por aquí amenudo.

Una brazo,

Esteban

Solindonga dijo...

Claro que fingimos mucho, resulta evidente. Quiozás fingimos porque no creemos que somos suficiente. Eso pasa. Eso me pasa.

Noah dijo...

Antoñito, muy buena la entrada, esta contestación a tus preguntas sobre la seducción y es que es un tema complicado porque depende de cada persona y ya sabemos que cada persona es un mundo...
Yo creo que lo mejor es la naturalidad o al menos que parezca natural porque o sino no creo que se seduzca mucho.
Y me ha gustado mucho lo que ha dicho mi amigo Stanley sobre las personas seductoras de por sí.

Un cálido abrazo de Noah.

Stanley Kowalski dijo...

Gracias por el comentario, siempre tan amable y generoso!!

BESOTES

annna dijo...

No he terminado de entender eso que dices de que en gran parte de la relación se finge. Te refieres a fingir ser alguien que no eres u hacer cosas que no se siente ? porque si es así me parece un poco absurdo,tienes que ser uno mismo y querer y que te quieran como uno es si no pues otro aparecera que sí pueda ser.Esta claro que aveces dices mentiras inocentes como que te gusta algún grupo que a él le encanta o cosas asi pero no tiene más.

un beso

Allek dijo...

hola! pasaba a saludarte
te dejo un fuerte y grande abrazo!!
lindo día!

lys dijo...

Lo de la seducción es un misterio, no siempre se va a seducir y generalmente es cuando se seduce, a mi me gusta seducir a todo el mundo y dicen que lo consigo, a mi abuela la tengo en el bote, es la prueba de que mis artes de seducción están probadas. Jejejee!! Bromas a parte es interesantísimo este post. la seducción es la fuerza que mueve el mundo.

Un beso