16 may. 2010

Excusas malas, baratas, penosas...

A todos nos ha pasado. Llamar a alguien, quedar con alguien, pedir algo a alguien, etc. Pero esa persona, por el motivo que sea, no ha podido...¿O más bien no ha querido?
Toda especie viviente evita todo aquel factor externo que le produzca cierto nivel de estrés, ya sea este de un gran o bajo nivel. Estrés.
Hoy día tenemos la suerte de vivir en un mundo que está totalmente comunicado. A un click nos ponemos en contacto con los demás;con sólo marcar un botón, podemos escuchar la voz de otra persona a kilómetros de distancia, e incluso tenemos la suerte de poder ver a otra persona que está a milles de kilómetros. Todo esto nos ha facilitado la comunicación, el tener siempre cerca a las personas y poder contactar con ellas en cualquier momento. Pero pienso yo: ¿No será demasiada comunicación?
El ser humano es una especie que necesita socializarse con los demás, si no, esta especie no desarrolla bien sus capacidades mentales que le diferencian del resto de especies. Pero como todo en esta vida, el exceso es malo.
Las tecnologías como internet o el teléfono móvil, nos han permitido no perder el contacto con todas aquellas personas que conocemos o pasan por nuestra vida en algún momento. Aún así, quizá por pereza o quizá por indiferencia, no las utilizamos tanto como nos posibilitan. El problema de estar tan comunicados es no saber luego qué contar a los demás cuando los ves, pues están al día de tu vida con las redes sociales. ¿Qué queda que contar? Tu vida más privada, y damas y caballeros, muy interesante ha de ser tu vida privada para que la persona que sea te escuche con atención...Pues seamos sinceros, nos incomoda en cierta medida que alguien nos cuente sus problemas o su día a día a no ser que sea una persona que la conoces muy bien, o que sea tremendamente fascinante lo que esté contando.
De todo esto, queridos bloggers, lo que mi persona saca en conclusión, es que los medios de comunicación han destrozado la comunicación en sí. Están muy bien para trabajar, agiliza muchas gestiones en bancos, colegios, oficinas de todo tipo, etc. Pero no agiliza, para nada, las relaciones personales.
¿Qué le vas a contar a alguien a quien hace mucho tiempo que no ves si ya lo sabe todo por lo que ve en tu perfil de Facebook? ¿Cómo se rompe el hielo cuando os volvéis a ver? Casi siempre hay un tiempo de silencio, sólo roto por frases cortas que intentan ser un tema de conversación pero que rápidamente sienten la necesidad de acabar por falta de interés del receptor. ¿Y qué provoca esta situación? Incomodidad. Por lo que será más difícil que en otra ocasión, estas dos personas vuelvan a verse en un periodo corto de tiempo, pues no querrán volver a pasar por esta situación. Y si el periodo se alarga demasiado, se perderá el contacto y la amistad...por mucho perfil de facebook o mucho toque de móvil.
Esta situación lleva inevitablemente a poner excusas malas, baratas, penosas...a la hora de quedar con una persona, o pedir un favor a una persona que implique un encuentro con esa persona. Todo ello por la única intención de evitar el momento incómodo.
Antes de las tecnologías, te veías con tus amigos en el parque, jugando al fútbol, dando un paseo, en la universidad, etc. Y era en este lugar de encuentro donde únicamente podías quedar con ellos. Por lo que se fijaba un día, una hora y no se podía modificar, no se podía posponer en ningún momento pues no contábamos con las tecnologías para que en un instante determinado cambiarlo. Por lo que era crucial quedar las cosas bien aclaradas. Y todos acudíamos al día y hora señaladas. Nadie faltaba. Pero hoy...ay hoy....
Empezó con el teléfono móvil. Aquel que en el inicio de los móviles tenía uno, era un crack, era la envidia de los demás. Poco a poco todos empezamos a tener uno hasta que finalmente lo teníamos todos. Y con el móvil aparecieron las excusas:

Excusa 1: No tenía saldo. La típica. Ah vale, entonces te has tirado 37 horas desde que te escribí hasta ahora sin posibilidad ninguna de ponerte en contacto conmigo, ¿Verdad? No has parado en casa en todo este momento, has dormido debajo de un puente por lo que no has podido coger el móvil de tus padres o incluso el teléfono fijo, ¿Verdad? Si fuera que te escribo "Hola ¿Cómo estás?", no me importaría, pero es que resulta que te he escrito pidiéndote que hoy sin falta me trajeras mi trabajo de genética porque lo tenía que entregar hoy. Y porque tú no tenías saldo acabo de suspender la asignatura y me voy a septiembre para aprobarla. Y para más INRI, te di como 25 toques..alguno habrás visto ¿No?.
Excusa 2: Perdona, no lo he visto. Normalmente lo que aquí ocurre, es que se han dejado el móvil en casa, y no lo ven hasta que casualmente el papel que desempeñarían respodiendo al mensaje ya no sirve para nada. Ejemplo. "Juanjo, quedamos a las 21:00 para ver el fútbol". Mensaje mandado a las 11:23 de ese mismo día. Respuesta: "Lo siento tío, acabo de ver el mensaje. Espero que lo hayáis pasado bien" Mensaje enviado a las 5:45 de la mañana. Es decir, 18 horas sin ver el móvil y resulta que lo ves de madrugada cuando llegas a casa después de la jartera...
Excusa 3: Lo tenía en silencio. Esta excusa no se la cree nadie. Pero qué buen recurso. Como estaba en silencio, no pudo verlo. Sin embargo al irse a la cama apagó el móvil y aún así no vio ni la llamada ni el mensaje.
Excusa 4, mi favorita: Se me cayó el móvil al agua y se me han borrado un montón de números. Mi número ha de estar maldito. Pues se le ha borrado a mucha gente. Qué casualidad. Y qué casualidad que a tanta gente se le borren tantos números. Pero lo que más me sorprende aún es que lo único que pasa es que se le borran números, no se le borran ni los mensajes ni las alarmas ni nada...el agua es selectiva. Es más, por lo general, el móvil sale indemne. Y sobre todo, lo que me pregunto yo:¿Tanta gente les llamarán o escrbirán al cabo del día como para no contestar aunque sea preguntando quién es "porque se le han borrado los números"? ¿Tanto dinero se va a dejar en contestar a los que le han llamado o escrito? Joder, si te han escrito, contesta, que seguro que por el contexto sabes de sobra quién es.
Hay más excusas relacionadas con el móvil. Pero para mí estas son las TOP 4. Moraleja: Tod@s las conocemos, no las empleéis que quedaréis aún peor con la persona que intenta comunicarse contigo.

Internet y las redes sociales:

Mandar un mail: " No me ha llegado ". Bueno, en ciertas circunstancias el mail puede que no llegue...Y esa circunstancias son cuando no tienes internet, o cuando no lo envías. De modo que te quedas con una cara de gilipollas aguantando la excusa, tragándotela.
Recibir un mail: "Te lo mandé y me decía que tu buzón estaba lleno" . Claro, por eso fui tan torpe de pedirte que mandaras el mail, porque sabía que mi buzón estaba lleno y no podrías mandármelo.
Chatear: "Te escribí pero me decía que no era posible mandarte le mensaje". En serio, de verdad, prefiero la excusa de que no te llegaban los míos...
Videoconferencia: "No puedo porque no tengo cam". Ya, y ese dibujito que representa una cam que tienes ahí, está ahí de adorno ¿Verdad?.

Y así un largo etcétera sobre excusas derivadas de las tecnologías. Otro día hablaré de excusas cotidianas, del día a día, como por ejemplo: "Es que vienen mis tíos", o "tengo un cumpleaños", casualidad que sea precisamente ese mismo día, después de no saber nada de esa persona en años...En fin Serafín, yo no pongo excusas para no leeros. Sinceramente no he podido. Ya sabéis que me encanta leeros. Y ahora que puedo me daré una vuelta para ver qué me contáis.
Sé que ha sido un post largo, pero llevaba tanto sin devanarme los sesos...

11 vueltas más:

CAÓTICA dijo...

Jajajaja...muy bueno, ya se te echaba de menos. Me ha encantado, eh? yo también le estaba dando vueltas a eso de las excusas. Pero a tí te ha quedado genial, y lo mío era un poquito más personal, aunque me ha servido para reflexionar.

Espero que disfrutes tu vuelta, y tu tiempo para leernos a todos los que te leemos.

saludos caóticos. Por cierto, he inaugurado blog de fotos, en la columna de la izquierda de mi blog, Especies que desaparecen, por si te apetece darte otra vuelta.

disancor dijo...

Me ha encantado tú relato.
Un saludo de domingo. Que lo tengas muy feliz.

disancor dijo...

Un saludo de domingo. Que lo tengas muy feliz.

Elena dijo...

Pues yo no quiero Facebook ni que me aten. Bastante tengo ya con el móvil.

estoy_viva dijo...

Hay muchas excusas lo importa es que volvio a decirte por lo menos hola, que mas da que clase de excusa dio.
con cariño
mari

Silver's Moon dijo...

Qué bueno jajjjaja, me he reído un rato con lo del móvil al agua jajaja. Bueno a mí me pasó que lo metí en la lavadora y mi móvil murió junto con toda mi agenda. Cuando recibía un sms tenía que contestar pidiéndo que se identificasen porque no sabía quién era jeje. Aunque también hubo alguna amiga, de las que no ves muy a menudo, que se enfadó porque nunca más la llamé y no se creyó que no lo hice porque perdí su número en la lavadora.

En fín que procuraré hacer fotos si me pasa de nuevo para que me crean jajaja

Un beso grande

RAQUEL dijo...

buenisimo, la verdad esq vivimos rodeados de gente q no sabe mas q poner excusas, y n cualquier excusas, sino muy malas. La vida es mucho mas sencilla siendo claros a la gente y diciendoles lo he visto pero no me ha dado la gana contestar. las excusas no son mas q mentiras, y... odio las mentiras besos y gracias por pasrte

Stanley Kowalski dijo...

Lamentablemente la gripe derivó en neumonía, pero estoy mucho mejor. Gracias por tanto cariño.

BESOTES.

C. Chase dijo...

Me gusta la esencia que se desprende de la carta que el soldado de la Wehrmatch en Rusia le envía a su madre. Aunque sea un nazi y todo eso.

¿De dónde la sacaste?

C. Chase dijo...

Pues te felicito, amigo. En mi opinión, fuiste muy capaz de expresar la esencia del momento.
Voy a ver si me leo la del otro lado.

La Gran Guerra Patria es que da para largo...

Anónimo dijo...

Hola tocayo, discrepo mucho con tu opinión, pues esas excusas las planteas como que siempre son mentira y eso no es cierto. A mi se me ha estropeado un par de veces la tarjeta del movil (una de ellas por humedad)y todos los contactos que tenia en ella los perdi. Tambien me he podido tirar un dia entero sin mirar el movil por no tenerlo delante y verlo incluso al dia siguiente. No todo el mundo esta siempre atento del movil. No tenia saldo, no, porque tengo contrato (ah!no todos se pueden permitir un telefono en casa o usar el de sus padres), pero si tienes interes en decirle algo a alguien en vez de escribirle y hacer que esa persona se gaste dinero contestandote, llamale mejor, no crees? O puede que haya tenido un percance, vease familiar como paso a un amigo cercano y paso del movil todo un dia. Yo lo suelo tener en silencio y muchas veces no me entero. No seas radical. Cierto que tambien pueden ser excusas, pero esa gente puede que te esten diciendo la verdad. Apliquemos primero la presuncion de inocencia no?saludos