18 mar. 2009

Sólo es un sueño (parte 2)

Salimos el resto de personajes del sueño (o temor) al patio, y nos reunimos alrededor del pozo, nos apoyamos sobre él disfrutando de los últimos rayos de luz que el día ofrece, seguimos hablando y debatiendo el tema de carnavales, sobre si hacer una murga o sencillamente disfrazarnos de algo original, impactante. Gay se erige como líder del debate, aporta todo tipo de ideas y de anécdotas en la reunión, mirándome constantemente de reojo para advertir mis gestos de incomodidad, sabedor del odio que le profeso. Yo no estoy dispuesto a tolerarlo, y empiezo a aportar mis opiniones, pero observo impotente que no producen las reacciones esperadas, cosa que hace sonreir a gay (como te odio joder!). Estábamos a sólo un par de días de que la fiesta de la carne por excelencia diera su pìstoletazo de salida y aún sin un traje ni proyecto de traje. La luz empieza a escasear, y en estas mi padre sale al patio. Nada ha cambiado en su vestimenta salvo un sombrero de paja y ¿un alzacuellos?. "Muy bueno Antonio" se oye salir de la boca al gay adelantándose a mi halago, que sencillamente no llegó a producrise por su culpa. Mi padre andaba de un lado a otro, mostrando todos los ángulos del disfraz , parecía un modelo experto en la pasarela de París. Se le veía resplandeciente, totalmente feliz, los ojos se le iluminaban…lentamente observábamos extrañados como se le encharcaban poco a poco los ojos, algo importante tenía que decirnos. Mi madre se apresuró en preguntar qué le sucedía, le agarra con delicadeza de brazos y cadera. Mi padre se siente impotente y no es capaz de mirarle a la cara, mira al suelo, la primera lágrima forma un pequeño hoyo en el suelo arenado. Por fin coge fuerzas y saca de su chaqueta unos papeles enrollados...Se los da a mi madre, ella los coge y no duran más de dos segundos en sus manos, se le caen como si no hubiera podido tan siquiera sostenerlos :
-"¿Qué significa todo esto?"

0 vueltas más: