18 mar. 2009

Sólo es un sueño (parte 4)

Siento que mis piernas no tienen fuerzas, me resbalo por la espalda sobre las paredes del pozo, caigo al suelo, sentado con las piernas encogidas, miro al vacío, sólo veo recuerdos, buenos,buenísimos recuerdos de mi padre: el inhalador, la calculadora, el café, la "cacileta", el "runrun", el avión, los máster del universo, sus doloridos pies...Tengo lo más parecido a un flashback....Gay posa su mano sobre mi hombro en una ademán de consolarme, pero con una sonrisa maliciosa que me envenena:
- "Lárgate de aquí o te reviento la cabeza desgraciado hijo de puta!"- dije
Tropieza, cae y se lleva el cubo del pozo con él, se empapa pero no le importa su objetivo está cerca, alcanza la puerta del patio y se larga sin despedirse de mi tía, la cual, se apresura a seguirle.
Mi hermana se sienta a mi lado, se abraza con un brazo a mi cuello y llora conmigo.
Mi padre se acerca, se saca un pañuelo del bolsillo de la camisa, siempre lleva uno. Nos seca las lágrimas:
- "No lloréis hijos míos. Tenéis que ser fuertes. Soy vuestro padre y eso nunca va a cambiar. Pero ahora debo marchar, debo servir a Dios, siento que si no lo hago, mi vida no tiene sentido. Gracias a él he tenido la mayor bendición que la vida puede dar, os he tenido a vosotros. Ahora debo yo agradecerle todo, y no encuentro mejor manera que dedicar el resto de mis días a transmitir su amor a todo el mundo. Porque hijos míos, Dios es amor. Está en mi amor a vosotros, en mi amor a vuestra madre, en todas las personas...Nunca os olvidaré, nunca os dejaré. Pero ahora, he de irme ".

0 vueltas más: