17 abr. 2009

Momentos para tí

Con este título me refiero a todo aquello que hacemos una vez acabadas nuestras obligaciones, entiéndase: cine, pasear, televisión, internet, etc. Llegas a casa tras una intensa jornada de trabajo y te olvidas de todo, enciendes tu ordenador, televisor, cartas, trivial, o cualquier instrumento de ocio y lo disfrutas. Ciertamente disfrutamos de estos momentos pues son nuestra diversión y evasión. Pero los explotamos tanto que no apreciamos el verdadero valor que tienen, más que nada porque en cierto modo los tenemos planeados debido a la rutina diaria en la que vivimos. Hoy en día sábado equivale a salir de marcha, y domingo a día de novi@ o relax total, y así se repite cada semana. Pero cuando por motivos de trabajo o estudios los dejamos aparcados, los añoramos, los anhelamos. Sentimos un fuerte deseo de volver a vivirlos, miramos fotos, nos acordamos de los amigos......Y cuando la época de obligaciones termina es cuando realmente saboreamos su esencia: "lo necesitaba!". Pero aún más los saboreamos cuando te llegan sin planearlo. Esas ocasiones en que sin planear nada te sale una noche increible, o un día excepcional en cualquier sentido. Esta Semana Santa me ocurrió algo parecido. Tenía dos horas para descansar del trabajo y las quise invertir en domir, pero no pude dormir, así que me levanté, encendí el pc, me puse los auriculares y navegué por internet. La música de Keane sonaba, al principio no le hacía mucho caso, miraba con más atención el correo, tuenti o facebook, pero con el paso de los minutos la música cada vez se abría mayor hueco en mi mente, me empezaba a envolver, la piel se me erizaba y de repente estaba con los ojos cerrados cantando al son de "Everybody´s changing" sin darme cuenta, del mismo modo en el que te quedas dormido en el sofá viendo la televisión. La emoción me llegaba a la punta de los dedos, no sabía si cantaban ellos o lo hacía yo, mi alrededor había desaparecido por completo, un sentimiento más fuerte y universal me había poseido. Al finalizar la canción, abrí los ojos, volví a la realidad. Jadeaba sin parar, el puño aún permanecía cerrado y a la cabeza me venían una serie de imágenes con momentos inolvidables de mi vida. Y pensé en lo bonitos que pueden llegar a ser estos momentos para tí. La alegría invade tu cuerpo, sonríes fuerte, miras pero sin ver, eres tú y la música. Y son momentos verdaderamente irrepetibles, a los que deberíamos dar mayor valor, pues la vida realmente es bella cuando disfrutamos de ella, y si en estos momentos es cuando más la disfrutamos, aprovechémoslos al máximo. Carpe Diem quod Tempus Fugit.


9 vueltas más:

Solindonga dijo...

Creo que uno de los mejores momentos para mí es cuando sales por la mañana con el sol, te vas a algún café para tomar algo o cuando estás en tu casa y lees. Est último sin estar cansada.

Genial, genial.


Siempre he pensado que dormir es una pérdida de tiempo y hace qe desperdiciemos las bellas artes que nuestro mundo nos pone sobre la mesa.

:)

Stanley Kowalski dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con vos. Son esos momentos, en los que nos sentimos plenos, y hay que disfrutarlos con la intensidad que se merecen.

BESOS Y BUEN FINDE

belalugosisdead dijo...

a la gente le hace falta aburrirse, asi sabriamos apreciar cuando estamos haciendo algo. Gran cancion, si señor...

Acacia dijo...

tambien me ha pasado eso con la musica...a veces sin darme cuenta estoy envuelta en ella, y todo lo demas desaparece.
muy buena la cancion de keane.
un beso

Edmond dijo...

Me suele suceder con algunos libros, que me hacen evadirme del todo por la noche. Pero esa sensación tan placentera que a veces siento, suele ir seguida del puñetero sueño que me impide seguir con la lectura. Peleo contra él pero, por alguna razón, siempre gana.

Anna Molly dijo...

He de decir que tu comentario me motivo para escribir una nueva entrada, la verdad lo tenia bastante aparcado...
Me encanta esa cancion :)
Me pasaré amenudo yo también, no lo dudes!

LatitadeAlmendras dijo...

estoy muy de acuerdo contigo, esos ratitos de poder hacer lo que realmente te venga en gana son necesarios y realmente satisfactorios si sabemos percatarnos de lo que estamos haciendo.
yo por lo menos necesito tiempo para mí

mua!

Sinfónica dijo...

Hola antonio, vuelvo a mis momentos para el blog, tuve momentos para el y para mi, y ahora solo tengo momentos para nada, creo que cuando son muy seguidos(todos los dias), te consume y te consumes, se que hay que levantarse y hacer algo, pero las ganas se van con los momentos.

maloles dijo...

Oh, me encanta esa canción:)
Sí, estaba frenética. últimamente vivo frenética!xDD

Muas!